Esta ya no es tu casa y yo ya no soy tu mujer

“ Regresó a su casa después de un viaje de 3 meses. No pudo abrir: las cerraduras habían sido cambiadas…”

No se daba por vencido, usaba una y otra llave. Las veía; uno y otro lado. Las metía; los dientes para arriba y luego para abajo. Se rascaba la cabeza. Veía de nuevo la cerradura. Volteaba los ojos para arriba, luego para cada esquina. “No entiendo nada”, dijo en voz alta.

Se tomó su pastilla. Trepó la puerta…entró por el agujero y como kamikaze se dejó caer al cruzar al otro lado.

Aterrizó y se vino corriendo hacia mí con esas enormes piernas chiquititas. Yo solo lo veía. Una mezcla de ternura y ansiedad.

Lo levanté entre el índice y el gordo, lo acerque a mi boca y le dije; “Esta ya no es tu casa y yo ya no soy tu mujer”, cuando de pronto, me dieron ganas de morder.

376B

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s